LAS MAMÁS QUE CRIAMOS CON APEGO TAMBIÉN NOS CANSAMOS, ¡Y MUCHO!

Desde la llegada de nuestro retoño a casa que es nuestro intento primordial, nuestro objetivo dejarnos guiar por una educación respetuosa… SI, ¡¡¡Criamos con Apego!!!
Creemos en una crianza educada basada en el amor y en el respeto, no dando lugar a castigos y comentarios tan inútiles a la larga (Si, está probado). No con ello queremos decir que no hay que tener una cierta “mano firme” con nuestros peques, al final de cuentas, nuestro si es si, y nuestro no es no.

Y aunque sea algo enormemente gratificante, la verdad es que las madres que educamos con apego también nos cansamos, ¡Y MUCHO! Lactancia prolongada, dejar nuestros trabajos, intentar a cada momento no perder “los papeles”…. Nos es fácil… y con ello hay momentos en los que fácilmente perderíamos la paciencia, de hecho hay momentos en los cuales me tengo que detener a respirar para detenerme de palabras y gestos descontrolados.

Y aunque nos encontramos en medio de sociedades donde el vivir bajo máscaras es más importante que vivir realidades, comparto que si, la crianza cansa, porque cualquier estilo de crianza es cansado, y en el caso de muchas de nosotras más aun, porque elegimos una crianza donde ponemos todo nuestro ser, toda nuestra alma, todo nuestro corazón a cada instante. Todas nuestras acciones están dirigidas hacia las necesidades y al comprender nuestros peques.

Y la mayoría de las veces están los demás, que casi nunca entienden nuestra disposición y forma en la que nos entregamos a nuestros hijos. No sé ustedes, pero de todas las dichosas soluciones a todos los problemas (para ellos) que todos los demás me sueltan (o que veo que suelten a mamás de mi entorno), todas toditas van en torno a acelerar la separación con nuestros peques: enviarlos a guarderías antes de tiempo, cortar la lactancia, dejarlos llorar para que aprendan, etc, etc, etc.

Si, yo siento (como mamá) que la sociedad cada vez más pretende anular las decisiones que yo como mamá sostengo al criar con apego. Particularmente, siento que más parece que la sociedad intenta borrar la sombra que me persigue desde que nací: ser una mujer, si, pero también MAMÁ. MAMÁ con decisiones, con virtudes, defectos, acciones, gestos, emociones, deseos y sentimientos. Una mujer que Dios creó con propósito, si, pero que también creó como MAMÁ.

Sí, las mamás que criamos con apego nos cansamos, y para nada nos ayudan las críticas y las soluciones mágicas y fantásticas que se nos presentan a cada esquina de la vida. Sea Dios ayudándonos, guiándonos para esa labor que El mismo nos creó.

Me ayuda que me entiendan. Me ayuda que me abracen. Me ayuda que simplemente me escuchen. Acudir a quien le puedo mostrar mis sombras, mi cansancio, mi agotamiento, mis necesidades y que me va a brindar sus brazos y sus palabras para acompañarme. Doy gracias a Ti, porque brindas todo ese apoyo, y aun más, cada día, y por el esposo que tengo, el mejor compañero de viaje que podría tener.

Si, los padres son una pieza vital en todo el puzzle de la Crianza con Apego.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: