Quiero hablar de Gratitud. Sí, Gratitud. Esa palabra y concepto que parece estar desapareciendo de nuestra sociedad. Pero, ¿qué digo? Del mundo. Ayer hablaba con una amiga de la ingratitud. Cuánto duele la ingratitud. Obviamente, cuando damos o ayudamos no esperamos nada en cambio. Pero lo cierto es que la ingratitud duele.

¿Si lo que duele es que no nos lo vengan a agradecer? ¡No! Duele ver que aquellos que han sido ayudados, apoyados en momentos difíciles de su vida, no hagan lo mismo con los demás. Me cuesta creer que el que ha sido ayudado en algún momento de su vida, no se apiade de la necesidad de otros. Sí, eso duele.  

Pero no sigamos con la ingratitud =) Quiero hablar de la gratitud. Sí supieras lo beneficiosa que es la gratitud para todos los ámbitos de tu vida, la practicarías más a menudo. Recuerda leer el «Desafio de la Generosidad» Aquí.

LA GRATITUD

Estamos en esa época del año en la que toda la gente quiere ser grata. O tal vez simplemente redimirse de sus malas conductas, malas palabras y/o acciones. No sé. Lo cierto es que, en esta época, todos andan como medio locos corriendo de tienda en tienda en búsqueda de regalos perfectos. Quieren agradar a todo el que se mueve en su entorno. Y me preguntarás ¿Pero eso es malo? No, claro que no. Pero ¿por qué hacerlo en sólo una época del año? ¿Por qué estar pendientes de quienes nos aman, una sola vez al año? Tal vez lo hagas también en Pascua, cumpleaños, Acción de gracias… Pero vamos, que siguen siendo fechas puntuales. ¿Y qué si la sociedad no te diera esas fechas?

Regala Gratitud en Navidad

ACCIÓN DE GRACIAS

¿Qué pasaría si extendiéramos esa actitud de gratitud?, ¿Qué pasaría si practicáramos la gratitud durante todo el año? Según los investigadores, tal gratitud sería recompensada con una mejor salud.

¿Sin pastillas? ¿Ninguna dieta estricta o régimen de ejercicio? ¿Puede una emoción (positiva) como la gratitud garantizar una mejor salud? Puede que lo veas como una desviación dramática de lo que nos han enseñado sobre cómo ser más saludables. Pero, la conexión entre la gratitud y la salud en realidad se remonta a un largo camino.

Miles de años de literatura hablan sobre los beneficios de cultivar el agradecimiento como una virtud. A lo largo de la historia, los filósofos y líderes religiosos han ensalzado la gratitud como una virtud integral para la salud y el bienestar.

LOS BENEFÍCIOS DE LA GRATITUD EN LA SALUD

Qué bueno es tener un día al año dedicado a la gratitud y el agradecimiento. ¡Pero que maravilloso es dedicar todos los días a la gratitud y al agradecimiento!

Muchos de nosotros somos conscientes de los beneficios espirituales de cultivar la gratitud en nuestras vidas, pero resulta que estos beneficios pueden incluso extenderse a la salud física.

REDUCE EL ESTRÉS

No es ningún secreto que el estrés puede enfermarnos. Especialmente cuando no podemos sobrellevarlo. De hecho, está vinculado a varias causas principales de muerte, incluidas las enfermedades del corazón y el cáncer, y se le puede reclamar la responsabilidad de hasta el 90% de todas las visitas al médico. 

Así que ya sabemos que el estrés tiene un impacto negativo en la salud, pero estudios están descubriendo que una «actitud de gratitud» puede ser un antídoto exitoso para los factores estresantes externos.

Las personas agradecidas (aquellos que perciben la gratitud como una actitud permanente en lugar de un estado mental temporal) tienen una ventaja sobre los no tan agradecidos cuando se trata de la salud.  Según una investigación del Psicólogo Emmons (Universidad de Psicología de California) sobre la gratitud, «las personas agradecidas se cuidan mejor a sí mismas y se involucran en conductas de salud más protectoras como el ejercicio regular, una dieta saludable, exámenes físicos regulares”.

Los sentimientos de agradecimiento y la actitud de gratitud tienen un enorme valor positivo. Nos ayudan a lidiar con los problemas diarios, especialmente el estrés.

REFUERZA EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Las personas agradecidas tienden a ser más optimistas, una característica que los investigadores dicen que aumenta el sistema inmunológico. 

El optimismo también tiene un impacto positivo en la salud. En estudios separados, los pacientes que enfrentan el SIDA, así como aquellos que se preparan para someterse a cirugía, tuvieron mejores resultados de salud cuando mantuvieron actitudes de optimismo.

Así que cultivar una actitud de agradecimiento también se ha relacionado con una mejor función inmune, una mejor capacidad para relajarse e incluso una disminución de las tasas de enfermedad.

Regala Gratitud en Navidad

LA PARADOJA DE LA GRATITUD

Es fácil caer en la trampa de pensar «si solo tuviera ___ sería feliz» o «si no tuviera que lidiar con ___ sería feliz», pero este es un círculo vicioso. La gratitud y la felicidad son el primer paso, no son el resultado final. La sociedad intenta enseñarnos todo lo contrario. De hecho, cada vez más se nos enseña que cuanto más tengas, más feliz eres. Pero no es así.

No son las cosas que nos hacen felices. Ni las circunstancias. Somos nosotros quienes decidimos ser felices, estar alegres. No son nuestras circunstancias que deciden nuestra felicidad. Todo lo contrario. Pero no es fácil. No se logra de la noche al día. Principalmente porque se nos ha enseñado todo lo contrario desde pequeñitos.

Tomar la decisión de ser feliz y tener gratitud no solo es saludable, sino que también puede mejorar nuestro desempeño y capacidad.

¿POR QUÉ LA NEGATIVIDAD ES TAN FÁCIL?

Parece muy simple estar agradecido, pero resulta que también hay razones biológicas por las que este proceso no es tan fácil.

Si estás leyendo este articulo desde un ordenador, tus condiciones de vida son mejores que las de una gran mayoría de personas en el mundo. Como yo, es probable que tengas que comer hoy, probablemente comida que te gusta y disfrutas. Y es probable que tengas la ropa que te gusta. Probablemente tengas amigos, un sistema de apoyo social y familiares con los que puedes hablar regularmente.

Aun así, es fácil detenerse en nuestros problemas financieros, en el comentario negativo en una publicación del blog (ejem) o en lo que deseamos arreglar en nuestros cuerpos.

Todo esto tiene sentido desde un punto de vista biológico, pero hace que la gratitud sea difícil. Estamos como que programados para prestar atención a cosas que podrían ser potencialmente negativas o dañinas como un instinto de supervivencia.

Pero vivimos en un mundo de constantes aportes de Internet y las redes sociales a nuestras vivencias. Pueden ser muchas las situaciones que nos produzcan gratitud, pero lo cierto es que también se han duplicado (o triplicado) las que producen frustración, preocupación y estrés. Es por eso que este instinto puede empezar a ser contraproducente.

Regala Gratitud en Navidad

HACER QUE LA GRATITUD SEA UN HÁBITO

Afortunadamente, cultivar una actitud agradecida es posible, ¡y puede ser una de las cosas más fáciles que hagas por tu salud! Y es por ello que debemos luchar por mantener una actitud de gratitud.

Algunos cambios simples pueden ayudarte a que la gratitud sea un hábito:

  • Haz una lista diaria: una de las cosas que hago a diario es hacer una lista de algunas cosas de las que estoy especialmente agradecido ese día en particular. Ya sean pequeñas cosas como mi cama o el lavaplatos, o grandes cosas como mis hijos y mi maravilloso esposo. He descubierto que esto ayuda a mantener el enfoque en las muchas bendiciones que tengo en mi vida. Cuando se hace a primera hora de la mañana, esto establece el tono del día y me ayuda a mantener una actitud positiva y alegre.
  • Escribe cartas de gratitud: De vez en cuando, trato de escribir cartas a amigos y familiares agradeciéndoles su influencia en mi vida y detallando las razones por las cuales les estoy agradecido.
  • Realiza actos de bondad: Hacer una pequeña buena acción, no esperada, cada día puede ayudar a aumentar la tendencia natural a ser agradecido y ver lo bueno en cualquier situación.

He decidido ser feliz, estar alegre en cualquier situación que me pueda encontrar, porque he aprendido (por experiencia propia) que la mayoría de nuestra felicidad o miseria depende determinantemente de nuestras disposiciones, y no de nuestras circunstancias. 

Entonces, si estás agradecido por algo hoy, ¡por favor compártelo abajo en los comentarios! Diez cosas de las que estoy muy agradecida hoy son:

  1. Mi familia
  2. Mis hermanos en Cristo
  3. Mis amigos
  4. Una buena noche de descanso
  5. Acceso a alimentos saludables
  6. Tengo una buena Salud
  7. La salud de mi familia
  8. Tengo casa
  9. Soy libre
  10. ¡Tú! ¡Me siento tan bendecido de poder «conocer» a todas las personas maravillosas que pasan por aquí y dejan sus comentarios!

Y tu, ¿por qué estás agradecido hoy? Comenta abajo, cuéntame todo =)

Y por supuesto, comparte este articulo con todas tus amistades, familiares y conocidos, en todo tu entorno. Así, conseguirás (juntamente conmigo) que esta información llegue al máximo de Papis y futuros Papis posibles.

Y Suscríbete al BLOG para que no te pierdas ninguna Novedad =)

Regala Gratitud en Navidad

***FELICES FIESTAS***

 

Recuerda también que me encuentro en las redes sociales, ven de ahí y echa un vistazo =)

Facebook

Instagram

Twitter

Pinterest

YouTube

Google +.

Un besito en el Corazón *