El embarazo del Indio Mayor – “AltiBajos”

No tuve la oportunidad de escribiros dia a dia en el blog lo que vino a ser cada uno de los embarazos de mis Indios. Aunque el blog lo he creado justo cuando estaba embarazada de mi Indio Mayor, el embarazo no me permitió darle el avanze que quise al blog. Ha sido un embarazo estupendo desde el inicio: nada de nauseas o vomitos; nada de sufrir a causa de olores más o menos fuertes…

    Embarazo de mi Indio Mayor

EL EMBARAZO

Durante mi embarazo, pasé por un triste episodio en mi trabajo, y que infelizmente (o felizmente) se extendió por 2 años y medio más. Así que mi fjefa supo que estaba embarazada, empezó a poner trabas por todos lados, a intentar complicarme la vida en el trabajo, haciendo de todo por molestarme para que me fuera por mi misma, ya que echarme no seria una opción muy viable para ella legalmente hablando.

La situación fue empeorando a lo largo de los dias, que se hicieron semanas, y a los 4 meses yo ya no aguantaba la presión…es que a esa presión externa a que estaba expuesta por parte de mi jefa, habia que sumarle todo lo que implica un embarazo en nuestro YO interno. Fue complicado.

No aguanté y un dia me levanté por la mañana y dije “no quiero ir más, no la aguanto, no quiero tampoco ser mal educada y menos quiero responder con la misma moneda” así que me fui directa para mi médica de cabecera y le conté todo…

ME ENCANTA MI MÉDICA DE CABECERA

Me encanta mi médica de cabecera. Automáticamente me dijo que ella era la que no me queria trabajando en ese local y con ese tipo de personas, poniendome automaticamente de baja. También, y gracias a Dios, me dio unas pautas, sitios a ir, puertas que tocar…y es que a parte de todo esto, mi ex-jefa me tenía con un contracto ilegal.

Si, era todo el colmo ya… Entonces empiezo a rebuscar, a andar por el camino que me dijo mi médica, y la verdad es que todo se fue dando de tal forma, que todo fue de bendición para mí. Hubieron cosas que no se deron al momento, sino con el tiempo…

Por lo que no pude identificar esas oportunidades y bendiciones al momento, sino que después pude ver lo bueno que iba saliendo de todo lo que habia estado pasando.

Todo queda oscuro hasta que sale el sol, alumbrando todo a nuestro alrededor, y entonces…entonces podemos ver. Gracias a Dios.

 

Embarazo de mi Indio Mayor

AMENAZAS DE PARTO PREMATURO

Pero lo cierto es que ya los nervios estaban a flor de la piel, estaba algo alterada con la situación…eso era inevitable. Y es que los siguientes meses de embarazo los pasé de juzgados en juzgados para resolver la situación. Entonces, debido a todo esto, cuando estaba en mi semana 31 me tuvieron que ingresar por amenaza de parto prematuro.

Estuve 2 dias nada más. pero fueron dos dias intensos, de mucha medicación, maduración pulmunar para mi Indio, y orar para que no naciera entonces. Las buenas noticias se iban dando dia a dia, ya que iba mejorando, las contracciones pararon y el cuello del utero dejaba de borrarse.

Volvi a casa, dos dias después con ordenes de Reposo Absoluto.

En la semana 34 se repite la historia: empiezan dolores, contracciones, y corre que vamonos para el hospital otra vez. Volvieron a ingresarme, esta vez nos quedamos 4 dias. Nuevamente medicación por un tubo, y orar para que no naciera entonces. Teniamos que aguantar minimo a la semana 37.

Me daban una medicación horrible (no recuerdo el nombre) y para colmo las tenía que tomar de dos en dos (unas pastillas naranjas), y Dios mio, hasta me colocaban. Supuestamente, era una medicación para frenar el parto, para mantener el cuello uterino cerrado. De hecho, las he tomado apenas una vez en este segundo ingreso, porque me colocaban demasiado, me ponia toda roja (porque dilata todos los vasos sanguineos, segun me explicaron allí), y no me sentia comoda con esa medicación, por lo que les pedi no tomarla más, y cedieron a mi pedido.

Y bueno, a los 4 dias para casa.

Yeaaaaah.

Y ENTONCES…

Embarazo de mi Indio Mayor

Bueno, el dia en que cumplía las 37 semanas, Viernes 7 de marzo a las 3h30 de la mañana me despierto, como cada noche, y me voy al baño a hacer un pipi…las ultimas semanas son toda una exploración de nuestro baño, nunca lo habiamos visitado tanto como en esta fase de nuestros embarazos, ¿Cierto? jajaja Entonces, cuando llego al baño noto que tengo los pantalones y bragas como que humedas, hasta pensé que me habia hecho pis.

Fui a la cama y la cama estaba seca… entonces pensé que no era ni pis, ni podia ser que hubiera roto la bolsa, no habia liquido en mi cama… Cuando estoy con la mano mirando la cama a ver si estaba seca o mojada, se despierta mi esposo de un tirón y salta de la cama con ojos que se le salían de la cara y preguntando “¿ya? ¿YA?” …

jajajajaj si, me eché a reir, el de los nervios y yo riendome…le conté lo sucedido, y claro, dadas las circuntancias y los ingresos anteriores decidimos ir para el hospital, por si acaso.

 

Yo no tenía contracciones ni dolores, estaba de lo más bien. Llegamos al hospital y ya de una me entraron, claro con los antecedentes de ingreso y todo lo demás, los médicos se activan enseguida. Nos miraron (a mí y a mi Indio) y ala, la bolsa rota, y si no me ponía de parto durante esa noche, a la mañana empezarían a provocarme el parto. Bueno, a las 8:00 de la mañana nos vieron, y efectivamente no estaba de parto, ni tenia la más minima contracción o molestia.

Así que me pusieron una cinta de PROPESS, que está indicado para iniciar la maduración del cuello del útero cuando el embarazo está a término y es necesario inducir el parto. A las 15.30 empezaron las contracciones… uff…dale que dale, respira que respira, camina que camina… jajaja a las 17:30 ya no podía con mi alma de lo fuertes que eran las contracciones, por lo que me llevaron para paritorio, y todo preparado para el parto…

EL PARTO

Cuando estoy allí, aguantando contracciones, aplicando todo lo que habia aprendido con mi queridísima matrona en las clases maternales, entra el Equipo de Ginecologia de Planta al completo en mi habitación… “oh oh…algo pasa”, pensó mi mente y ¡se achicó mi corazón! Entre mil palabras técinas y los dolores de la llegada de mi Indio, entiendo que mi cuello uterino no se ablanda, no se borra, no se nada… no dilato…

“Es que como has tenido las dos amenazas de parto prematuro, y tuviste que tomar tanta medicación para frenar el parto y que se borrara el cuello del utero, es posible que el efecto de la medicación esté impediendo el decorrer natural de todo el parto”, me dicen….ufff, casi me da algo… y vienen contarcciones y se van, y vuelven, dejandome apenas un minuto de respiro entre ellas…y aprovechaba para respirar, ¡apenas podia hablar!

“Estarás así toda la noche seguramente, a lo mejor mañana sobre la 1 o las 2 de la tarde darás a luz, y sino cesarea porque con la bolsa rota no puedes estar más tiempo”… “¿PERDONA?”, pensé yo… es que eran las 19:30 de la noche O.O HELLOOOOOO ajajajajajajaj si si, ya me pueden imaginar… y casi sin poder hablar, las contracciones no me dejaban…Tenía contracciones como para dar a luz, pero mi cuello del utero no respondía…

LA EPIDURAL

Entonces me dicen de ponerme la Epidural… La verdad, es que no la quería, sabía que no hay problemas que no tiene porque ir mal con la epidural, pero lo cierto es que también puede ir mal con la epidural, por lo que iba ya mentalizada para no ponerme la epidural. Pero todo cambió, ahora en medio de los dolores, las contracciones, las molestias, me tengo que poner a pensar, a maquinar un plan B… no sabia que hacer, TODO el equipo de ginecologos en mi habitación, más unas 3 o 4 matronas, enfermeras y equipo de pediatria, ya que el Indio mayor ya llevaba tiempo dentro del utero con la bolsa rota…

No se si podéis imaginar lo que sentía. La impotência. La inexperiencia. Todo era nuevo, era primeriza. Mi esposo fuera, ¡solo yo y mi Indio dentro! Y nada de esto viene en los manuales…así como cada cuerpo, cada mente, también cada parto es un mundo. ¡Cree en tu intuición de madre!

TRANQUILA

Después de que hablarán conmigo, me tranquilizarán, y de que las contracciones no me diesen ni pizca de descanso, mucho dolor después me decido por la epidural…La anestesista andaba por el hospital anestesiando (sí, cuando di a luz a mi Indio Mayor, habían unas cuantas que se pusieron de acuerdo para dar a luz jejeje), tenía que esperar… Cuando finalmente llegó la anestesista (ya eran unas 9:30 de la noche), me ve en la espalda mi tatuaje…PELIGRO, igual no se podia poner epidural…ay, mi madre… ahi se puso a rebuscar y toquetear las vertebras y tcharan, pudo ponermela.

Eso sí, le pedi que me pusieron un poco menos de la dosis minima que suelen poner, y así me respetó, eso hizo.

A partir de ahí todo fue a mejor, sentia las contracciones pero no aquel dolor horrible que apenas me dejaba pensar, y menos hablar.

RELAJARME

Así pude relajarme en paritorio y bueno, supuestamente a esperar al día siguiente a ver si el cuello uterino respondía positivamente y se decidia a “expulsar” a mi Indio Mayor.

A las 22:00 de la noche hubo cambio de turno… Vino la matrona que me iba acompañar toda la noche con la enfermera que le/me /nos asistiria. Me puso una sonda para el pis (te la tienen que poner con la epidural ya que no sientes cuando tienes ganas de hacer pipi). Cada media hora venia y me ponía la sonda… a la cuarta sonda, me dice que me va a “tocar”, para ver si he dilatado ni que sea 1 dedo… le vi la cara de espanto y alegría, cuando me dijo que estaba ya con 8/9 de dilatación…

Eso quería decir que ya estaba a puntito de caramelo de tener a mi Indio Mayor en brazos. Mi esposo había salido para ir a tomar un café, cuando volvió tampoco se podía creer la noticia. Esto serían las 00:00/00:30. Progresivamente empezé a sentir las contracciones otra vez, aunque ganas de pujar nulas. Entonces empezó el magnífico trabajo de equipo entre la matrona, yo y mi Indio.

Poco a poco, las contracciones iban a más, y ya también el Indio Mayor se asomaba más. Al tener la epidural, todo se hizo un poquito más lento de lo habitual, pero ayudó a que mi cuerpo se relajara, permitiendo que mi cuello del utero se relajara y empezara a borrarse y así a dilatarse.

NACIÓ MI HIJO MAYOR: ARIEH

A las 2:58 de la mañana, dia 8 de marzo de 2014, nació mi Indio Mayor. Ah, y vi mi Indio nacer, muy amablemente la matrona y la enfermera dispusieron todo para que lo pudiera ver a través de un espejo enorme que tenían ya preparado en la habitación.

Imaginaros el cuadro: yo pujando; la matrona animando y respirando y pujando conmigo; mi esposo casi que se desmaya; y la enfermera con brazos arriba sujetando un espejo enorme para que yo viera a mi Indio nacer. jajaja parece una pelicula de Tarantino pero la verdad es que fue simplemente ¡PRECIOSO! No saben lo cuán agradecida estoy a esas dos mujeres.

Las llevo en mi corazón para siempre. Su amabilidad, atención y cuidado para conmigo y mi Indio fueron impresionantes. Si, fueron dos angeles en mi vida, en ese momento fueron angeles en las manos de Dios. Una bendición. Ojalá pudiera encontrarlas de nuevo y poder contarles que si, fueron angeles en mi vida, en nuestra familia. A la matrona tuve la oportunidad de hacerselo saber por alto: me visitó en la habitación (si, subió a propósito <3 ) en la noche siguiente y le di las gracias de todo corazón.

Ha sido una persona más que me animó en tantos sentidos la noche de mi parto como en esa noche que me visitó… que Dios la bendiga siempre.

 

 

 

 

 

 

 

 

GRATITUD

Bueno, durante el parto no hace falta contar que pasó lo que siempre sucede seguramente con el 99,99% de las mujeres y papis que las acompañan: Mi esposo, siempre tan atencioso y cuidadoso conmigo, me sostuvo de la mano…e intentó animarme…Digo intentó porque la verdad es que lo hizo fenomenal, pero mis queridas como sabéis, no estamos para tonterias en esos momentos jajajaj y mis queridos, entendednos, se nos rompe el cuerpo por la mitad, tenemos que hacer un esfuerzo enorme, por lo que vuestros animos, aun sabiendo que son los mejores del mundo, no nos sirven de nada en esos momentos jajaja Lo siento, pero es así.

Y así pasó con mi amado esposo: le tuve que tirar de la mano y con la camionera que llevo dentro (y que no conocí hasta entonces) le dije que se callara sin cualquier tipo de amabilidad… ¡triste, pero cierto! Pero vosotros saben que no es desde el rencor ni el odio, es solo el momento, nada más. Id ya conciencializados para ello, por favor. jajaja

A partir de ahí todo fue genial, adaptandonos, Madre e Indio a la nueva vida, al nuevo ambiente, a Todo lo nuevo que se avecinó segundo a segundo. Empezó la aventura del Faroeste. Empezó lo bueno y lo menos bueno, pero sin duda lo mejor del mundo.

 Embarazo de mi Indio Mayor Quiero dejar aqui publicamente mis agradecimientos supre especiales a la Matrona Marieta y la Enfermera Léo. no sé más datos de ellas, pero trabajan en el Servicio Canario de Salud, más especificamente en el Hospital Universitario de Nstra. Señora de candelaria. No creo que vayan nunca a leer esto, pero si alguién sabe quienes son, haganles saber que son, sin duda alguna, las mejores <3

contadme vuestras experiencias, seguramente que tenéis buenas memórias del parto de vuestros retoñitos. Si tenéis alguna duda, o lo que sea, escribid en comentarios (o poneros en Contacto Conmigo ). Cuentame tu experiencia. Preguntame lo que quieras saber =) <3

Buenas noches <3

5 Comments

  1. […] las nuestras, que nos abrazan, pero que también nos dejan a merced (Como en mi caso, conoced todo AQUI). Estamos solas. Los Indios se quedan solos antes de lo que […]

  2. […] os comenté en Embarazo del Indio Mayor – Altibajos, viví circunstancias que me llevaron a que tuviera que estar en casa con mi Indio Mayor hasta el […]

  3. […] Embarazo. Quisiera yo haber visto esto en mis dos ultimo embarazos. Leed sobre mi Primer Embarazo AQUI. Si, en mi primer embarazo me hubiera venido genial […]

  4. […] En esta ocasión, quise hacer una Breve guia de algunas recomendaciones en el embarazo. Recuerdo como si fuera hoy cuando supe por primera vez que estaba embarazada. Todo eran preguntas en mí, un oceano de cuestiones se apoderó de mi mente, de mis pensamientos y emociones. Puedes leer mis altibajos en mi primer embarazo Aquí. […]

  5. […] pudimos comprar todo lo que necesitabamos… Te conté toda la situación que nos tocó vivir, Aquí. Si eres nueva por aquí, sigue el enlace y conoce un poquito más de nuestra […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

A %d blogueros les gusta esto: