Vuelta al Cole – FELIZ COMO UNA PERDIZ

Hay Vuelta al Cole…Y Feliz como una Perdiz

Me gusta mucho leer. Sigo y leo bastantes blogs. No solo los que se mueven en la temática del mio, sino que de varios temas. Me gusta mucho estar al día. Y, últimamente, lo que se lee es “La Vuelta al Cole” por todas partes. Y si es que no lo leemos, hasta soñamos con esa vuelta al cole.

Como podéis imaginar ( ya las que ni lo imagináis porque aun no son Mamás, a partir de ahora lo podréis imaginar), con los Indios en casa lo poco de cultura que consumo tiene su origen en él canal Clan o similar. jajajaj Si es que si se acaba el mundo, y no lo echan por Clan, ni me entero.

Es mi escape. A parte que siempre me ha gustado leer. Devoro libros, cuando me encantan. Y con el 2.0, pues no paro de leer. De leeros. De leer a quienes me inspiran.

Vuelta Cole

Y lo cierto es que en esta semana no paro de leer sobre eso del regreso al cole, o el regreso al trabajo. Que si el regreso a la rutina. Que si la depresión postvacacional (si es que para inventarnos nuevas historias de terror somos de lo mejor jajajaj). Ya sabéis.

 

Circunstancias

Leo y releo y doy vueltas a la cabeza. Lo pienso y repienso, pero mi conclusión es siempre la misma. Llevo todo el verano pensando que soy una madre contracorriente. Por lo menos en esto de la vuelta al cole. Y visto lo visto, mi Indio Mayor también. ya lo entenderéis…

 

Empezemos de inicio

Como os comenté en Embarazo del Indio Mayor – Altibajos, viví circunstancias que me llevaron a que tuviera que estar en casa con mi Indio Mayor hasta el día de hoy. 24 sobre 24 horas de cada día del año… Desde que nació. Hace 3 años y medio. Si, ya pasaron 3 años y medio. Dios mío.

Mientras, ya han pasado tantas cosas en mi vida. Me he casado. Ya estuve embarazada otra vez. Ya di a luz a mi Indio Menor. Hemos viajado. Hemos vuelto. Las primeras palabras. Los primeros logros. Y tantas cosas más.

Y todo es puro amor. Ha sido y es un tiempo del cuál no abdicaría. ¿Como abdicar de la infancia de mis hijos? Nunca. Creo que ninguna madre lo haría, vamos.

Han sido 3 años y medio de muchas vivencias, de las mejores de mi vida. Ciertamente que no hayan sido las mejores de la vida de mi Indio Mayor, pero si de las mejores de mi vida. No hay nada que se compare con la llegada de un hijo. Nada se compara con verle y admirar como va creciendo. Como va conquistando sus primeras batallas: Comer, hablar, caminar… subir, bajar, caer, levantarse… Es algo increíble.

No me perdonaría si alguien hubiera tenido el privilegio de verlo, sino yo. Es mi Indio Mayor. Es mi Hijo. A quien amo con locura.

Vuelta Cole

El Cole

Llevaba yo ya desde enero pensando en el cole. Con las inseguridades de cualquiera “¿Le gustará? ¿Se adaptará?”, pero tambien con mis proprias seguridades “¡Si, Seguro que SI!”. En momentos tenia sentimientos encontrados… queria que fuera al cole. En momentos DESEABA que se fuera para el cole YA… aunque faltaban meses para ello. En  otros momentos ni queria pensar en el cole. Queria que en vez de esos pocos meses que faltaban, faltasen años… Que ambiguidad…Que cosas tenemos las madres.

Entonces empecé a cuestionarme…es esto cosa mía, ¿o es cosa de la sociedad? Es esto algo que realmente está en mí, ¿o es una consecuencia de como me hace sentir la sociedad? Pocas mujeres me han entendido cuando he SOLTADO (lease desahogado) “Necesito que mi hijo se vaya al cole ya”. Cuento con los dedos las que me han entendido, las que me han apoyado. Pocas me han arropado con sus brazos, o con el calor de sus palabras. Creo que no entienden lo que conlleva estar 24 sobre 24 horas con un niño. Aunque sea su hijo.

Soy extranjera en esta tierra. Mis Indios no disfrutan de sus abuelos aquí. Mejor dicho, y para que me entiendan y bien, YO no disfruto de los abuelos aqui. Ni de mi parte, ni de parte de mi esposo. Todos los abuelos viven a más de 1000km de nosotros… A ello sumamos: vivemos en una isla. Un “URRA” por los aviones.

Lejos. Estamos lejos.

Solos. Estamos solos.

Es Agotador

Por eso, todo este tiempo también ha sido de lo más agotador. Ha sido un tiempo en el que mi vida, en el que “Yo, Joana” no he respirado. Un tiempo en el que los dias son hermosos gracias a la presencia de tus hijos, pero en los que el estrés se asoma. Silenciosamente viene, y poco a poco te va haciendo menos permisiva… te va haciendo menos paciente… y eso no es bueno. Ni para mi, ni para mi Indio Mayor. Y creo que muchas veces nos costará admitirlo. Pero es la realidad. Nuestra realidad. No la que quiere potrifelar la sociedad.

Vuelta Cole

Una nueva etapa…para ambos

Después de estos 3 años y medio viene una nueva etapa. Viene algo nuevo a nuestras vidas. El Cole. No es una vuelta al cole en realidad, ya que el nunca ha estado en un cole. El nunca ha estado en una guardería siquiera. Siempre conmigo. Si. Pero es en definitiva una ida al cole, como todos los demás niños.

Contra Corriente

 

Vuelta Cole

 

Si, voy contracorriente. Esa es mi conclusión. Yo estoy más feliz que nunca de que mi Indio Mayor se vaya para el Cole. Y el está de lo más feliz porque empieza el Cole. Estoy feliz que el vaya a tener su rutina. Va a tener sus amiguetes de cada día. Feliz porque mi Indio Mayor empezará ahora a consolidar sus grupos sociales. Feliz porque volverá tan cansado que no querrá discutir con su hermano. Ni conmigo. Feliz porque se acostará temprano cada día. Feliz porque podré tener un tiempo para ser yo, la “Yo” de verdad. Feliz porque tendré tiempo para trabajar. Feliz porque tendré tiempo para leer. Feliz porque mi Indio Mayor caerá en los brazos de Morfeo cuando apenas vaya por la segunda página del cuento. ¿Me entendéis?

Creo que realmente soy una Malamadre. Me estoy contagiando muchísimo por el blog de MALASMADRES y me inclino mucho, sino completamente, a su idea de Regreso al Cole en el CLUB DE MALASMADRES. Yo celebro con ellas.

Soy feliz que mi Indio se vaya al cole. Y mi Indio Mayor, no pueden imaginar lo feliz que está. Si, el también va contracorriente. Cada día se despierta y me dice “¿Mamá, vamos para el colegio?”. Si, cada día. Desde la primera reunión en su colegio en Junio.

El también necesita respirar. El también necesita volar.

Vuelta Cole

 

¿Es que no nos queremos?

Claro que si. Nos amamos. Pero también necesitamos nuestro espacio. Yo como Joana, el como Arieh. Yo soy madre, el es hijo, pero también somos individuos. también tenemos necesidades de soltarnos y volar. También tenemos necesidades de equivocarnos, de levantarnos, de encontrarnos. Y eso no se hace solo entre Mamá y Hijo. Eso se hace también en el día a día, con los demás, con los amigos, con los maestros… Con los compañeros de clase, Con los compañeros de Vida.

Mamá y Hijo se ayudan y complementan en otras cosas… Esas que se van suavizando con el pasar del tiempo. Esas que incrementan en el día a día.

Vuelta Cole

Pero entiendan. No teniamos una rutina. No como la que se nos presenta a partir de ahora. Y la necesitabamos. Y como la necesitabamos.

Y este es mi Mundillo. Este es mi “Regreso al Cole”. Próximo año pensaré de otra forma. Próximo año veré desde otra perspectiva. Seguramente.

Pero AHORA, esta es mi verdad.

No tenemos porque mentir. No tenemos por qué vivir una mentira. No vivimo para agradar a los demás.

Me gusta hablar Verdad. Me gusta vivir Verdad. Y esta es mi VERDAD.

 

¡FELIZ REGRESO O IDA AL COLE A TODOS LOS INDIOS PEQUEÑOS!

Vuelta Cole

¡FELIZ REGRESO AL COLE A TODOS LAS MAMÁS INDIAS CANSADAS!

 

Joamanoslibres

2 Comments

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *