¿Qué tal? ¿Cómo llevas esto de las lluvias y la nieve? Aquí por Tenerife ya ha salido el sol, y ha llegado un calorcito de unos 18 grados. Eso sí, de día, porque de noche un pelete que para qué. Pero vamos, soportable. A causa de estos cambios en el clima, ayer suspendieron las clases de Arieh. Al tenerlo en casa por la mañana, mientras trabajaba, me acordaba del día en tuve que pensar en esto de empezar el colegio. En como esa preocupación de repente era un miedo mayor: la operación «Pañal fuera». Yo tenía miedo, estaba preocupada. No sabía cómo hacerlo siquiera. Al buscar las opciones de escolarización para nuestros niños, nos damos cuenta de que debemos (sí no lo hemos hecho antes) acelerar nuestro ritmo en esto de la «operación pañal». Yo respeto los tiempos de mis hijos. Lo he hecho con Arieh. Y seguiré haciéndolo con Isaac.

ARIEH, EL ‘INDIO’ QUE SE HIZO MAYOR

Empecé a trabajar con él esto de empezar a ir al baño, usar orinal, avisar a mamá y papá, cuando tenía 2 añitos y medio. Tal vez a ti te parezca algo tarde. Pero fue cuando vi a mi hijo algo preparado. Ya me decía cuando hacia pipi y caca en el pañal. Vi que estaba predispuesto. Y coincidió con el verano. Y empezamos. E íbamos bien, él parecía estar animado a dejar el pañal. En septiembre de ese mismo año nació Isaac. Y Arieh ya no parecía tan predispuesto a todo este trabajo con el pañal, baño y orinal.

Dicen por ahí que «retrocedió», aunque prefiero decir que se tomó un descanso. Así como nosotras nos los tomamos para tomar un café mientras trabajas. ¿Verdad que esas pausas te hacen más productiva? Pues yo creo que eso fue lo que le pasó, se tomó un descansito para su «Coffee Break». Jejeje. Fuera bromas, la llegada de un hermano es todo un torbellino de emociones. Puede llegar a ser una situación de mucha confusión para los ‘Indios’ que se hacen mayores. Pero de eso te hablaré en un post que estoy preparando para publicar en estos días. (Recuerda suscribirte al Blog para que no te pierdas nada de lo que se cuece por aquí).

Operación Pañal

NO RETROCEDE, SE TOMA UN DESCANSO

En este período, en el que se tuvo que adaptar a la recién llegada de su hermanito, Arieh tanto se iba al baño, a su orinal, como se hacía sus necesidades en cima. Se olvidaba. Y así andamos, hasta que nos tocó visitar colegios. Y citas con directoras de colegios y conocer todos los ‘requisitos’ para que nuestros Indios puedan ingresar a uno o otro colegio. Y con ello tomar conciencia de que dentro de pocos meses ya no podía haber pañales de por medio.

REQUISITOS PARA PODER INGRESAR AL COLEGIO

No me quiero extender aquí. Sólo contarte los requisitos que me dejaron nerviosa. Que me hicieron temer, aunque fuera sólo un poquito. «Para venir al colegio, ya no puede usar pañal y tiene que saber limpiarse, bajar y subir sus bragas/calzoncillos y pantalones.» Me dijo la directora del colegio. Ufff. Recuerdo que esas palabras me retumbaron en la cabeza ese día completo y en la noche. Estaba preocupada. Asustada. Me pareció algo complicado en el momento. No sabía si Arieh estaba preparado.  

Y es que yo tampoco andaba insistiendo con él. Claro, imagínate, Isaac tenía 5 meses y yo llevaba meses (pero, ¿qué digo? años, los mismos de Arieh más unos meses de su embarazo) sin dormir. Lactancia materna exclusiva. Apego. Esas cosas buenas que cansan a no más. Jajajaj (pero que no cambio por nada). La típica vida de Mamá India. Como tú, sí. Así que tocó hacer un poquito más de hincapié en esto de dejar el pañal. Y la verdad es que fue más fácil de lo que pensaba.

5 CONSEJOS PARA LA OPERACIÓN PAÑAL

Empecé a buscar información y ayuda para que pudiéramos decirle un adiós definitivo al pañal. Hay mucha información, pero no quería que fuera un proceso hecho de cualquier manera. Quería seguir mis pautas de respeto por sus tiempos. Aunque el tiempo mismo se nos echaba encima. Jajaja.

Encontré consuelo, apoyo y concordancia en los principios del método Montessori. Hice una recopilación de lo que propone este método y de mis principios. El resultado son los 5 consejos (los más importantes) que voy a compartir contigo. Con ello pudimos hacer de este un proceso paulatino y nada estresante para ninguno de nosotros. Este año (acercándonos más a verano) empezaré otra vez la operación pañal con Isaac. Y de nuevo los aplicaré. Espero que te resulten tan útiles como a nosotros.

1. PROCESO NATURAL Y GRADUAL.

Si nos fijamos bien (basta con leer todo lo que he escrito antes) parece que debe haber una época específica para quitar el pañal. Tanto es así que se le denomina «Operación Pañal». Pero, yo más bien creo que este debe ser un proceso natural y gradual. Y es que cada niño tiene su tiempo para cada cosa. Unos son más rápidos que otros, otros son precoces, otros no. Y eso es respetable. Tiene que ser respetable. Hay señales que nos permiten percibir cuando nuestros hijos están preparados. Cuando empiezan a controlar sus esfínteres, a decirte cuando han hecho pipi y caca. Ahí debes empezar a preparar el entorno. Facilítale el acceso a los materiales necesarios, permítele ir dando pasos solo(a). Verás como todo se hará mucho más fácil, sencillo y natural. Tanto para tu hijo, como para ti.

2. ORGANIZACIÓN

Organiza, prepara el baño y/o el espacio que vayan a utilizar para este propósito. De tal forma que tu hijo/a tenga autonomía y pueda acceder a todo lo que necesite (o quiera) para hacer pipí y/o caca. Todos los niños aprenden pr imitación. Nacen con ese deseo innato de aprender imitando. Al tener acceso a todo lo que necesitan (orinal, reductor de WC, Papel higiénico, pañales tipo bragas y escalones) para dejar el pañal, podrán imitarnos a nosotros y a sus hermanos mayores en cuanto se sientan preparados.

Para las que tenéis hijos varones, como yo, les comparto este orinal que es un máximo. Como todo es imitación, pues los niños quieren imitar los demás hombres de su entorno. Arieh decía que quería (y así es hasta el día de hoy) también hacer pipí de pie. Entonces, indagando, encontramos este orinal de Molto que me parece genial para ellos. Es súper funcional.

Operación Pañal

Como ves, permite ser usado tanto de pie como sentado. ¡Me encantó! Y al Indio también.  ¿Lo conocías?

Operación Pañal

3. BUSCA ACTIVIDADES QUE OS AYUDEN EN EL PROCESO.

En internet encontrarás infinidad de recursos relacionados con el pañal, el ir al baño, el orinal, etc. Cuanto más se hable abiertamente de estos temas con ellos, mejor. Los libros, cuentos, son un muy buen recurso. Con ellos verán de forma más creativa y divertida todo esto del pañal y el orinal. Hazte con un par de cuentos de aborden el tema. Verás cómo tendrán más interés. También les ayudará a vencer cualquier miedo que puedan tener. Intenta tener los cuentos a su lado cuando se sientan en el orinal.
Te dejo una lista de libros que ayudarán en este proceso. Estos os encantarán a todos, así como a nosotros.

¿Puedo mirar tu pañal? 
Edu ya no quiere llevar pañales 
Caca: Una historia natural de lo innombrable

También podéis recurrir a musicas, en Youtube encontraréis bastantes. 

Si queréis un libro para vosotros (Papis), que os ayude a afrontar este proceso, os recomiendo  Ir al váter sin lágrimasEste libro os ayudará a ganar más confianza y a tener más claro los pasos que quieran seguir o no. Sin duda que es muy bueno.

4. PREPARAR UNA RUTINA DIARIA PARTICIPE.

Nos ayudará a no estar en una constante persecución ”¿quieres ir al baño?¿quieres hacer pipí? ¿necesitas hacer caca?». Ve mostrándole una rutina y hazle partícipe de ella. Así aprenderán más fácilmente e identificarán más rápidamente los momentos en los que pueden necesitar ir al baño. Como después de las comidas, antes de dormir, apenas se despierten o antes de salir de casa. Verás cómo mejoran su autoconfianza y les facilita el proceso de aprendizaje que todo esto supone.

5. NO LE OBLIGUES. NO TENGAS PRISA.

Si lo haces corres el peligro de alargarlo más y dificultar muchísimo más el proceso. Se hará muchísimo más complejo si lo tomamos como una obligación. Generará un estrés horrible, tanto en ti como en tu hijo. Y sé que esto no es nada nuevo para ti, seguro ya le habrás intentado obligar a hacer algo, ¿Verdad? ¿Y cómo va la cosa cuando se les obliga? Nos estresamos, se estresan, todo tarda muchísimo más. Nos agobiamos, ellos también y no avanzamos. O sí, pero a paso lento. Lo mismo pasa con el pañal. De hecho, se sabe de casos de niños que desarrollan estreñimiento por no querer usar el orinal o baño, simplemente porque sus padres trataron de obligarles. Si les obligamos, lo más seguro es que tratarán de intentar evitarlo a toda costa.

Operación Pañal

PLANTEA UN NUEVO ENFOQUE 

Si ves que algo no funciona, o que les cuesta algo más, plantea un nuevo enfoque. Otro juego, otro cuento, una música. Intenta entender las señales de tu hijo de cuando está verdaderamente preparado. Intenta respetar sus tiempos. Lo mejor es intentar que todo resulte lo más natural posible y que puedan vencerse miedo u obstáculos.
Muchos expertos recomiendan quitar el pañal solamente cuando el niño pase un día entero con el pañal seco y utilizando WC y/u orinal. Sin quitárselos del todo hasta que veas que tu hijo esté receptivo a utilizar el orinal y parece controlar sus esfínteres. Nosotros así hemos hecho, y ha resultado. Sin tanto estrés, respetándonos.
Pronto te contaré que tal nos va este proceso con Isaac. Usaremos las mismas pautas con él.

Y tú, ¿Qué trucos usaste? ¿Qué piensas hacer, llegado el momento? ¿También te preocupa?

 

También te puede interesar: Sindrome del Emperador – Ni verlo y Mamá, quiero dormir en tu cama