Gabriel

Carta Abierta a la mamá de Gabriel

Seré vulnerable contigo. Sufro contigo. Te escribo esta carta sin saber si la leerás. Pero aun que no te leas, solo quiero que sepas que sufro contigo.

Que me duele todo esto. Obviamente no lo mismo que a ti. No sé que es eso. No sé que es pasar por esta situación. No sé que es despedirse sin que se le permita despedirse.

Pero intento imaginarlo y sufro. y lloro. Mi corazón se entristece, se encoje, se hace tan pequeñito que me parece que no está ahi. Si no fuera ese dolor producido por ese intento de imaginarlo, creería que se hubiera ido.

UN HIJO. GABRIEL

Gestamos a nuestros hijos. Amamantamos a nuestros bebés. Recuerdo las veces sin cuenta que me he despertado para poner mi mano en sus pechos. Sólo para certificarme que respiraban. Sé que lo has hecho innumeras veces también. Le has llevado de su mano mientras aprendia a caminar. Le has sostenido en tus brazos cada vez que se caía.

Les hemos secado sus lágrimas cuando han tropezado, cuando se han agobiado con algo. Le abrazas veces sin cuenta, los llenas de tus besos y caricias. Haces que abunde en amor. En todo momento. Y es que les conocemos. A la perfección. Cada riconcito de ellos. De su cuerpo, de su alma.

DE TODO, JUNTOS

Empiezan en el cole, les cayen los dientes. Vivimos sus resfriados, las tardes en el parque, las navidades, los cumpleaños. Hay tanto, tanto que se ha vivido.

Me pasan tantos momentos que ya he vivido con mi hijo. Imagino todo lo que hayas vivido con tu Gabriel, el pececito. Vuestro juego favorito, la pelicula favorita. Vuestro tiempo. Vuestros momentos.

Y TANTO POR HACER

Pero es que había muchísimo más por vivir. A diario pienso en mis hijos, en su futuro. Planes organizados para el proximo año. Y todo eso de repente se queda pendiente. No más tardes en el parque.

Hace 4 días organicé el cumple de mi hijo de 4 años. Y me acordaba de ti, y pensaba en como deseaba que pronto estuvieras organizando muchos más planes con tu Gabriel. Y ayer se confirmó. No más fiestas de cumpleaños. No más fiestas de navidad. Ni siquiera más abrazos, ni siquiera más besitos.

Me he roto por la mitad. Y no puedo saber lo que es. Sólo puedo imaginarlo cariño. Le diste un beso aquel día, sin saber que sería el ultimo. Y no porque Dios lo hubiera determinado, sino porque alguien ha decidido poner fin a eso. Alguién ha decidido quitarte lo más preciado, despojarte de tu aliento. Porque yo creo que si me falta un hijo, me faltará aliento. Me faltará aire. Una cualquiera ha decidido arrebatarte la vida. A ti, a tu Gabriel.

ES DURÍSIMO

Es durísima la pérdida de un ser querido. Hablamos de un hijo. No es cualquier cosa. Sé que estarás por los suelos. Sé que sentirás que con él has perdido tu proprio ser. Que no pararás de pensar en cómo reinventarás tu vida a partir de ahora. Cuando sientes (seguramente) que ya no tienes motivación ni puedes levantar tu propio espíritu.

Sufro contigo la muerte de tu hijo. Sufro en la noche cuando acuesto a los mios. Lloro viendoles dormir y agradezco a Dios la dicha de tenerlos conmigo. Sufro contigo. Mi mente está contigo, mi corazón está contigo. Porque todas somos Tu. Todos somos Gabriel.

Gabriel

TODOS CONTIGO, AHORA

Sé que muchas personas están contigo ahora, porque todas somos tu. Todos somos tu. Todos somos Gabriel. Pero también sé que pronto, casi todos olvidarán tu historia. Casi todos olvidarán a Gabriel. Todos nos enfocaremos en la próxima historia mediática (que espero no exista).

Sufro el ‘descanso’ de Gabriel. Pero celebro tu vida. Porque sé que serás voz de muchas otras madres, de muchos otros hijos que pasarán por divorcios. Que tendrán que relacionarse con madrastras o padrastros así.

Quisiera que hubiesen respuestas fáciles para ti, y para tu familia. Pero sé que este incidente te perseguirá por el resto de tu vida. Y de tu familia. Pero yo oro para que tu encuentres paz, que te levantes por encima del odio y para que tu familia pueda recuperar la alegria de vivir. Oro para que todo esto, dentro de poco, os ayude a bien. A vosotros y a quienes tengan que aprender de vuestra historia.

Y sólo te deseo lo mejor. Quisiera poder abrazarte con todas mis fuerzas. Llorar contigo y poder decirte que lo siento mucho.

Descansa en Paz, Pececito.

1 Comment

  • Resi (@ResiScrap)

    Una carta muy emotiva que espero que la madre de Gabriel pueda leer, la verdad es que nos quedamos todos conmocionados con lo que ocurrió, con la fortaleza de esa familia y como lo asumieron todo, de verdad que nos dieron una lección de humanidad. Has expresado perfectamente aqui los sentimientos de muchas madres y realmente de muchas personas, que lo sienten y se ponen en su lugar, bonito mensaje que espero que le llegue.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: