El Aceite de Coco

El aceite de coco (y algunos de sus beneficios)

Vuelvo con más un producto estrella. Y este no puede faltar nunca jamás en mi casa. Te hablo de: el aceite de coco. Este es un aceite vegetal, conocido también como manteca de coco. Se trata de una sustancia grasa que contiene cerca del 90 % de ácidos saturados. Estos son extraídos mediante prensado de la pulpa (o la carne) de los cocos (Cocos nucifera). El aceite de coco es un producto estrella que se puede y debe usar de muchísimas formas. Tanto en alimentos como cosméticos. Debido a su alto contenido de grasa saturada, tarda en oxidarse y, por tanto, resiste al enranciamiento. Suele contar con una duración de hasta seis meses a 24 °C sin deteriorarse.​

TIPOS DE ACEITE DE COCO

Tal como te dije antes, hay varias opciones cuanto al uso de grasa saludable. Y también encontraremos varios tipos de aceite de coco. Por consecuencia, unos nos convendrán más para unos usos que otros. Veamos.

EL ACEITE DE COCO ORGÁNICO SIN REFINAR

Este es el aceite de coco considerado el Producto Estrella. Es este tipo de aceite que ofrece la mayoría de los beneficios que normalmente escuchamos (los enumeraré más adelante). Se extrae del coco fresco utilizando un proceso de fermentación con molido húmedo. Este proceso protege las propiedades del coco. Y hace de este, el aceite de coco con los niveles más altos de antioxidantes. Este proceso usa el calor, pero estudios demuestran que no daña el aceite. Así como no reduce los niveles de nutrientes. De hecho, el calor puede ser beneficioso y crear un aceite de mayor calidad.

EL ACEITE DE COCO “VIRGEN EXTRA”

Este es el producto estrella frente al aceite de oliva. Este aceite de coco se consigue del presionado en frío. Consecuencia de este proceso, este aceite de coco no preserva los antioxidantes. Y también:

“En 2013, se hizo un estudio que comparó “aceite de coco virgen extraído en frío” (CEVCO) con “aceite de coco virgen extraído caliente” (HEVCO) y aceite de coco refinado estándar (CCO). Este estudio se llevó a cabo en India y se publicó en la revista Food Science and Biotechnology.  Como muchos otros, mostró que los aceites vírgenes de coco en realidad reducen el colesterol LDL, a la vez que aumentan el “buen” colesterol HDL.

Este estudio también confirmó que el aceite de coco virgen producido con calor produce la mayor cantidad de antioxidantes.

EL ACEITE DE COCO REFINADO

El aceite de coco refinado es a menudo insípido y no tiene olor a coco. Por lo general, se calienta, blanquea y desodoriza. Hay opciones saludables disponibles. Pero, muchos de estos aceites refinados de coco no tienen los beneficios que encontramos en las opciones no refinadas.

EL ACEITE DE COCO FRACCIONADO O ACEITE MCT

El aceite fraccionado o MCT es un aceite líquido que no se solidifica por debajo de 76 grados. Todo lo contrario del aceite sin refinar. No contiene todos los beneficios del aceite de coco sin refinar. Pero, es más alto en grasas estimulantes para el cerebro.

El Aceite de Coco

¿CUÁL DEBO USAR?

Para usos externos, el aceite de coco presionado, fraccionado u otros tipos refinados funcionarán. Pero para uso interno, un aceite orgánico sin refinar es el mejor.

¿Quieres probarlo? Me encanta este aceite de coco ecológico virgen y de comercio justo.

PERFIL NUTRICIONAL DEL ACEITE DE COCO

Durante años, se ha advertido contra el consumo de grasas saturadas. ¡Como consecuencia, el aceite de coco ha sido descartado aunque sin una buena razón! Es un producto estrella precisamente por su perfil nutricional único. E investigaciones recientes demuestran que este estigma no estaba justificado.

ESTE ES EL PORQUÉ:

La mayoría de las grasas presentes en el aceite de coco están saturadas. Pero en forma de MCT (triglicéridos de cadena media, también llamados MCFA). Los MCT se componen de:

  • Ácido láurico: constituye el 40% de la composición total de su grasa. El aceite de coco es una de las fuentes naturales más elevadas de este ácido. El cuerpo convierte el ácido láurico en monolaurina, excelente para nuestro sistema inmune.
  • Ácido caprílico: otra grasa saludable con propiedades antibacterianas y antimicrobianas.
  • Ácido cáprico: se convierte en monocaprina en el cuerpo y tiene propiedades antimicrobianas y estimulantes del sistema inmune.

ÁCIDOS GRASOS DE CADENA MEDIA (MCFA)

La mayoría de las grasas que consumimos son ácidos grasos de cadena larga. Estos deben descomponerse antes de que puedan ser absorbidos. Ya el aceite de coco es rico en ácidos grasos de cadena corta y media. Estos se digieren fácilmente. Y como te he comentado antes, actúan directamente en el hígado para la producción de energía.

Debido a que los AGCM se envían directamente al hígado para su digestión, no se necesitan enzimas biliares o pancreáticas para la digestión. Es por ello que el aceite de coco es un alimento saludable incluso para las personas con diabetes o con problemas de la vesícula biliar.

Los MCFA pueden ayudar a aumentar el metabolismo. Actúan directamente en el hígado, dándole al cuerpo una fuente instantánea de energía. 

BENEFICIOS DE LOS MCFA (MCT)

Estos son naturalmente libres de colesterol y difíciles de encontrar en la naturaleza. Estos hacen que el aceite de coco sea tan beneficioso para el cerebro y para la pérdida de peso. No se digiere ni se almacena de la misma manera que otras grasas.

El aceite de coco también es una fuente de varias vitaminas liposolubles (principalmente A y K), así como de polifenoles saludables.

El Aceite de Coco

ÁCIDO LAURICO

Encontramos el ácido láurico en abundancia en la leche materna humana. Este se convierte en una sustancia llamada monolaurina en el cuerpo. Se ha demostrado que la monolaurina es útil para aumentar la inmunidad y combatir los virus y las enfermedades.

En un estudio se juntó aceite de coco con aceite de orégano. El resultado fue sorprendente. Esta mezcla se ha demostrado  eficaz en la lucha contra las bacterias estafilocócicas que los antibióticos. Así como se ha demostrado que es preventivo contra algunos cánceres.

El aceite de coco contiene más del 40% de ácido láurico. Como comenté anteriormente, es la fuente más rica disponible en la naturaleza.

¿ALÉRGICOS AL COCO?

El aceite de coco es buenísimo. Pero hay muchas personas que son alérgicas o intolerantes a él. Te soy sincera. Nunca me había pasado por la cabeza que alguien pudiera ser alérgico al coco. Creo que por mi encanto con este aceite. Es el producto estrella que no puede faltar en casa. Pero cuando me preguntaron qué alternativas hay a los productos de coco para aquellos que son alérgicos, me puse a investigar. Y sí, hay personas alérgicas a ello. Pero las buenas noticias es que hay alternativas bastante saludables también.  Aquellos que no pueden tolerar el coco pueden encontrar estas alternativas útiles:

  • Aceites: En lugar de coco, intenta usar manteca vegetal o aceite o grasas basadas en animales como manteca, mantequilla o sebo. Estas grasas son sólidas a temperatura ambiente, como el aceite de coco, y se sustituyen bien en las recetas. En recetas que piden un aceite líquido, el aceite de aguacate y el aceite de sésamo sustituyen bien. Y son muy sabrosos.
  • Harina: la harina de coco es una harina libre de granos y alta en fibra. Los que no pueden tolerarla pueden experimentar con harina de almendra, harina de mandioca o fibra de avena.
  • Leche: la leche de coco es una alternativa común para quienes no toleran los productos lácteos. Pero, la leche de nuez, la leche de anacardo y la leche de almendras son buenas alternativas. La leche de arroz también es una opción para aquellos con alergias a las nueces.

El Aceite de Coco

¿QUÉ NO PUEDE HACER EL ACEITE DE COCO?

Vaya preguntita… ¿no? jajaj ¡Todavía estoy trabajando en esto! Como si todo lo mencionado anteriormente no fuera suficiente. Desde luego que todavía no he dado con nada que el aceite de coco no puede hacer. Así que te dejo algunos de los muchos de sus beneficios para la salud:  

  • El alto contenido de ácido láurico puede ayudar a reducir el colesterol y la presión arterial. No aumenta el LDL y ayuda a mantener las arterias flexibles y prevenir la aterosclerosis.
  • Ayuda a aumentar la salud de la tiroides debido a su combinación única de propiedades nutritivas y su actuación directa en el hígado. Esto elimina la necesidad de hormonas o enzimas en la digestión.
  • Ayuda a impulsar el metabolismo. Al actuar directamente en el hígado, se usa como energía y no se almacena como grasa. También ayuda a una sensación de saciedad fomentando la pérdida de peso.
  • Puede aumentar la resistencia ósea al permitir una mejor absorción de calcio, vitamina D y otros minerales.
  • Sus propiedades antifúngicas han demostrado que ayuda a reducir la cándida y la levadura en el cuerpo. Y lucha contra las infecciones por hongos.
  • Puede ayudar a combatir las infecciones y la gripe debido a sus propiedades antibacterianas, antivirales y antimicrobianas.

AUN ASI

Muchas organizaciones de salud aconsejan no consumir en exceso el aceite de coco. Se escudan en sus altos niveles de grasa saturada como potenciador del riesgo de enfermedad cardiovascular.

¿También usas el aceite de coco? ¿Hay alguno que te guste en particular? Comparte tus favoritos a continuación. Así como tus consejos. 

Y recuerda suscribirte al Blog para que no te pierdas ninguna novedad.

Tal vez te interesa leer: Manteca de Karité y Carbón Activado 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: