Ejercitar el Suelo Pélvico – Importancia y consejos

Ejercitar el Suelo Pélvico

A pesar de no ser tan comentados, los músculos del suelo pélvico son muy importantes para nuestro bienestar. El fortalecimiento de esa región es esencial para el mantenimiento de la salud de todos. Segun los investigadores, se ha notado un considerable aumento de las llamadas disfunciones del pavimento pélvico en diferentes franjas etarias. Sus consecuencias van desde la incontinencia urinaria hasta la caída en el desempeño deportivo de alto rendimiento. Es por ello que es muy importante ejercitar el suelo pélvico.

Las mujeres nos concentramos muchísimo en mejorar el tono muscular en los brazos, las piernas, los glúteos y los abdominales. Pero muchas descuidamos un área igualmente importante pero invisible: el suelo pélvico. Estos músculos vitales se encuentran debajo del útero, la vejiga y el intestino grueso, y ayudan a controlar la orina y el intestino. También son los músculos que se contraen durante el orgasmo.

Por ello, cuando los músculos del suelo pélvico se debilitan, puede producirse una pérdida de orina y un control reducido sobre los intestinos. Esta es la razón por la cual el entrenamiento muscular del piso pélvico es tan importante, especialmente para las mujeres después del parto.

Además de mejorar el control de la vejiga y el intestino, el fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico puede aumentar la sensación sexual y el potencial del orgasmo. Exploraremos este y otros beneficios de la mejora de la fuerza muscular del suelo pélvico. Primero, revisemos los signos comunes de un problema del suelo pélvico.

Ejercitar el Suelo Pélvico

LOS PROBLEMAS DEL SUELO PÉLVICO

Los problemas del piso pélvico pueden ocurrir cuando los músculos se estiran o se debilitan. También pueden ocurrir cuando los músculos están demasiado tensos. Algunas mujeres tienen músculos del suelo pélvico tensos desde una edad temprana y pueden tener dificultades para relajarlos. Estas personas deben prestar especial atención a la relajación de los músculos como parte del entrenamiento del suelo pélvico.

En las mujeres, los músculos del piso pélvico suelen verse afectados por el embarazo y el parto. También afectan al suelo pélvico: el estreñimiento crónico que provoca tensión, el sobrepeso, el levantamiento de pesas y la tos crónica (por asma o fiebre del heno, etc.).

La buena noticia es que los músculos del piso pélvico pueden controlarse conscientemente. Podemos ejercitar el suelo pélvico tanto para prevención de posibles problemas. Como también podemos ejercitar el suelo pélvico para mejorarlo y fortalecerlo.

ALGUNAS SEÑALES COMUNES DE PROBLEMAS EN LOS MÚSCULOS DEL SUELO PÉLVICO INCLUYEN:

  • Accidentalmente gotear orina cuando te ríes, toses, estornudas, saltas o corres.
  • Sensación repentina de urgencia para ir al baño, o no llegar a tiempo.
  • Dolor en la zona pélvica.
  • Sexo doloroso.
  • Un prolapso: en las mujeres, a menudo esto se siente como una sensación de incomodidad, pesadez, tirón o caída de la vagina.

Ejercitar el Suelo Pélvico

FORTALECER EL SUELO PÉLVICO MEJORA LA SATISFACCIÓN SEXUAL

Ejercitar el suelo pélvico puede llevar a una mayor función sexual, y por lo tanto, mejorar la experiencia sexual. Los músculos del suelo pélvico recorren el suelo pélvico y rodean toda la vagina. Son estos músculos los que se contraen durante el orgasmo. Así que no sorprende que ejercitar el suelo pélvico mejore la intensidad del orgasmo.

El ejercicio de los músculos del suelo pélvico conduce a una mayor vascularización y un mayor flujo sanguíneo en la región pélvica. Esto permite aumentar la conciencia de las sensaciones vaginales y del clítoris que conducen al orgasmo.

EJERCITAR EL SUELO PÉLVICO – TECNICAS Y TRATAMIENTOS

Existen varias técnicas y tratamientos para fortalecer los músculos de esta zona. Desde la gimnasia abdominal hipopresiva,  pasando por la electro-estimulación, masoterapia y la cinsiterapia, los ejercicios de Kegel son los más recomendados. Estos ejercicios podemos realizarlos en nuestro domicilio o incluso mientras trabajamos.

Los ejercicios de Kegel consisten en la contracción de los músculos del suelo pélvico. Para que puedas identificar correctamente los músculos que debes contraer, la próxima vez que vayas al baño debes intentar cortar el chorro de orina voluntariamente. Esa es la acción que debemos realizar durante los ejercicios: la contracción de los mismos músculos que permiten detener el chorro de orina.

Los ejercicios de Kegel pueden llevar a una mayor satisfacción sexual

  • Relajan los músculos vaginales: óptimas noticias para las mujeres que experimentan dolor durante las relaciones sexuales. Estas ven mejoradas sus relaciones sexuales gracias a la relajación muscular proporcionada por los ejercicios de Kegel.
  • Mejora el tono vaginal.
  • Mejora la circulación sanguínea, que es clave para:
    • Aumento de la excitación sexual, que puede, a su vez, mejorar la lubricación.
    • Mejora la capacidad de alcanzar el orgasmo.

Ejercitar el Suelo Pélvico

Guía paso a paso del ejercicio del suelo pélvico

  1. Acuéstate en el piso (si puedes) sobre tu espalda con las rodillas dobladas. Si no puedes acostarte en el piso, acuéstate en una cama o siéntate. Acostarse tiene la ventaja de quitar peso de su suelo pélvico.
  • Si eliges usar un dispositivo de asistencia, como un ejercitador de suelo pélvico, ténlo listo para usar, junto con un lubricante a base de agua.
  • Inserta el ejercitador Kegel en la vagina.
  • Alternativamente, puede resultarle útil usar las primeras dos pulgadas de tu (s) dedo (s), o puedes preferir no usar nada.
  • Si decides no usar un ejercitador del suelo pélvico, puede ser útil colocar tu mano sobre el perineo (el tejido que se encuentra entre la abertura vaginal y el ano), ya que esto le permitirá sentir que sus músculos se contraen desde fuera de su cuerpo.
  1. Con el dispositivo de ayuda o los dedos colocados dentro de la vagina (si los estás usando), ahora estás lista para contraer los músculos del suelo pélvico, lo cual se realiza al contraer los músculos como si estuvieras deteniendo el flujo de orina. La contracción de estos músculos se sentirá como si estuvieras tirando hacia arriba y hacia adentro de tu ombligo. Sentirás que el dispositivo Kegel se eleva un poco hacia arriba o una sensación de tensión alrededor de tus dedos.
  2. Cuenta hasta 5 y suelta. Recuerda respirar a lo largo de los ejercicios y trata de mantener tus piernas, glúteos y músculos abdominales relajados.
  3. Respira hondo, inhalando profundamente y exhalando lentamente para relajar completamente la pelvis; Esto ayudará a relajar los músculos involuntarios que no están bajo tu control consciente.
  4. Repite.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: