Síndrome del Emperador: ¡Ni verlo!